Menu

martes, 24 de julio de 2012

Iluminación y lámparas en el hogar


Crear diferentes ambientes nos encuentra frente a una infinidad de posibilidades en lámparas. Por eso, debés tener muy claro que efecto querés causar para adecuar la elección.

Si deseas una iluminación indirecta, que crea una sensación de mayor intimidad y que ayuda a relajarte, es recomendable ubicarla en aquellos lugares donde pasas un tiempo de relajación, llámese salón o dormitorio. Es fácil si tenés lámparas que te posibiliten esta opción: lámparas de sobremesa, de pie, focos puntuales de luz regulable o, incluso, apliques de luz para cuadros que, además de iluminar el cuadro, permite que se extienda a su alrededor el haz de luz.

Las bases de las lámparas son interminables, los materiales incontables y las formas cuantiosas. Sólo vos podés decidirte por unos u otros según la opción decorativa de tu casa. No es lo mismo leer un libro en tu sillón favorito que leer mientras estás trabajando, porque el ambiente también es diferente y optarás en función de tus necesidades.
Desde pies basándose en materiales hechos en resinas, porcelana china, metales, maderas talladas, cristales, papel maché, papel de arroz, mimbres etc.

Si bien en salón y habitaciones te recomendamos la luz indirecta con los ejemplos expuestos, el comedor y la cocina requiere una iluminación mucho más amplia. Necesitas ver no sólo lo que comes o cocinas sino también a los comensales o los utensilios que utilices a la hora de encender las llamas.  En este caso, nos inclinamos por iluminación de techo, pero ello requiere un texto más amplio, al que próximamente desarrollaremos para ayudarte a solucionar alternativas posibles en estos espacios.










No hay comentarios:

Publicar un comentario