Menu

martes, 3 de julio de 2012

El cuidado de los jardines

Tal vez no sea el mejor momento del año para armar un lindo y colorido jardín. Sin embargo, no vamos a dejar que el invierno no nos permita renovarnos y abrirnos a la creatividad. La temporada de julio y agosto también puede ser la elegida para armar tu jardín.

A continuación te damos algunas recomendaciones para que tengas en cuenta:
·         Si no vas a plantar de inmediato lo que recibas a raíz desnuda, no lo dejes a la intemperie porque llegarán las heladas y vientos desecantes. Bastan pocos minutos de viento seco para matar la mayor parte de las raíces finas. Lo ideal es colocarlas en zanjas, cubiertas con tierra humeda, arena o aserrín hasta la plantación.

·         En estos meses, los viveros nos ofrecen plantas a pan de tierra y a raíz desnuda. Muchas de ellas, en especial las de hoja caduca, estarán disponibles hasta mediados de septiembre en su mejor tamaño y calidad.

·         En suelos arcillosos o pesados, lo mejor es hacer pozos anchos y poco profundos, con una olla o palangana que impida el acceso de escurrimiento de los alrededores de la zona.

·         La mejor tierra debe rodear las raíces, ya que estas deben recibir el oxigeno y el agua, además de los nutrientes.

·         Si bien el riego en invierno debe ser escaso, el agua que aportemos inmediatamente después de la plantación, debe ser abúndate para el correcto asentamiento de la tierra fertilizada.  Luego, solo deberás regar cuando el suelo esté seco.

·         El aporte de fosforo a las raíces es muy importante. El fosfato diamónico (50 gr. Por cada árbol o arbusto) o harina de hueso, mezclado con el suelo de plantación, dará la certeza de una tierra enriquecida.

·         Por último, debés cubrir las ollas o palanganas para impedir que el agua penetre y provoque podredumbres, ya que el exceso de agua en las raíces es el deterioro más peligroso en invierno.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario